Category Archives: Educació Artítica

Música y postura. Claves para la perfecta armonía

Estàndard

cos musicsLa musicalidad es objetivo prioritario en todos los músicos. Se realizan grandes esfuerzos para conseguir mejorar la calidad del sonido del instrumento. Sin duda al placer de tocar se le añaden muchas horas de movimientos repetitivos, más aún cuando este placer se convierte en actividad profesional. Lograr una perfecta armonía entre cuerpo, mente e instrumento pasa por una correcta comprensión de la postura adecuada, del ejercicio físico apropiado, de la conciencia de la propia respiración y de las adaptaciones de los materiales utilizados. En este pequeño espacio vamos a caminar hacia este auto­conocimiento de mano de la fisioterapia y la osteopatía. Es el momento de empoderarse con herramientas hacia la prevención y auto-curación.

LOS 10 ERRORES POSTURALES MÁS COMUNES FRENTE AL INSTRUMENTO

Colocarse de puntillas. El apoyo sobre las puntas de los pies provoca un acortamiento de la musculatura posterior de piernas y muslos, dificultando la circulación y creando además mucha tensión en las articulaciones del pie, rodilla, cadera, pelvis y zona lumbar.
Estar sentada o sentado con las caderas más bajas que las rodillas. Esta posición hace que la curva de la zona lumbar desaparezca y favorece la posición de hundimiento, sin tono muscular, creando además mucha presión en las caderas y en la parte anterior del abdomen, acortando el músculo psoas ilíaco (un interesante músculo del que ya hablaremos en alguna ocasión y que es uno de los pilares de la columna lumbar además de flexor de cadera).
Sentarse con el peso mal repartido. Al sentarnos debemos repartir el peso de nuestro cuerpo en los isquiones por igual (los isquiones son esos huesos donde acaba la pelvis y que nos clavamos si la superficie es muy dura). Si el peso está más en una parte del cuerpo que en el otro toda la musculatura se adaptará a esta posición, acortando de aquí y alargando de allá. Así nos quedamos, después de largas horas de ensayo, completamente de lado.
La repartición del peso. Si tocas de pie, también debes de tenerlo en cuenta. Éste debería concentrarse en ambos pies por igual, así como entre la punta y el talón a partes iguales.
Sentarse con la pelvis en anteversión. ­ ¿En qué?­ Anteversión quiere decir con la pelvis volcada hacia delante, creando mucha curva en la zona lumbar. Habitualmente se hace cuando nos sentamos en la orilla de la silla.
Elevar los hombros. ¿Te has encontrado con los hombros casi casi en las orejas sin ser consciente de ello?. Si es así, estás agotando la musculatura que conecta los hombros con la cabeza y el cuello, como son el trapecio superior y el elevador de la escápula. Son esos músculos donde parece que se formen “nudos” o contracturas y que acaban teniendo una teniendo una textura dura y fibrosada debido a la puesta en tensión durante muchas horas.
Utilizar el hombro de manera incorrecta. Al sujetar el instrumento, son los músculos de la espalda, el serrato, los romboides, el trapecio medio e inferior, los que deben hacer fuerza para que la escápula esté en su lugar, y así el hombro y el cuello estén libres de movilidad y ligeros. Y no elevados y anteriorizados. Es decir, cuando toques, las alas (las escápulas) deben estar atrás y abajo, para evitar la escápula alada.
Bloqueo de la respiración. La posición de hipercifosis (comúnmente llamada “chepa”) no deja espacio para la contracción y relajación diafragmática. Si todavía no sabes qué es el diafragma, más adelante hablaremos de él. Sólo recuerda que uno de los músculos más importantes del cuerpo, situado justo en el centro y es el encargado de la inspiración. Si tocas un instrumento de viento, debe interesarte aún más cómo tener libre el diafragma.
Proyección de la cabeza hacia delante. En un plano lateral, la cabeza debe situarse justo encima de los hombros. Habitualmente, por la falta de tono muscular en la espalda, o por acortamiento de la cadena anterior, hay tendencia a ir en busca del instrumento, ya sea para soplar o para prestarle atención. Además si el diafragma no está libre, en cada inspiración los músculos escalenos (músculos del cuello que se encargan de elevar la 1a costilla en la inspiración forzada), estarán sobre solicitados, creando mucha tensión en la parte anterior
Colocación del atril más bajo que los ojos (o más alto). Si usas un atril, es de vital importancia que emplees un poco de tiempo a regularlo para que esté al mismo nivel de tus ojos, y si es posible centrado. Los músculos del cuello, de los ojos y de toda la columna te lo agradecerán y se evitará así la rectificación cervical, o falta de curva del cuello.
Cruzar las piernas es un vicio nocivo. Si tocas la guitarra sobre todo, en vez de un banquito o poner una pierna sobre otra, lo que provoca una curva no fisiológica en la espalda y problemas circulatorios, puedes utilizar soportes tipo “gitano” o “ergoplay”. Si empezaste muy joven, antes de que tus huesos estuviesen formados (hasta los 11­13 en las chicas y 12­15 en los chicos), esta posición mantenida puede llegar a provocar desviaciones con deformación vertebral como la escoliosis.

EL TARRO DEL ABURRIMIENTO

Estàndard

(fragmento del artículo “Por qué el Aburrimiento es bueno para tu Hijo)

Si tu hijo se aburre, y tienes que ayudarle a pensar en alguna cosa que hacer, pásale la responsabilidad creando el Tarro del Aburrimiento, lleno de ideas escritas en trozos de papel. Cuando diga que se aburre, tendrá que coger tres papelitos del tarro y elegir una de las actividades. Aquí tienes algunos ejemplos de ideas que podrían estar en su Tarro contra el Aburrimiento:

Escribir una carta a la abuela
Correr dando vueltas al jardín tres veces
Poner algo de música y bailar
Escribir en un papel diez cosas que te gustan de cada miembro de tu familia
Cepillar al perro o darle un baño
Buscar formas en las nubes
Ver cuántas veces puedes acertar en la canasta de baloncesto
Hacer un dibujo
Lavar el coche
Planear una caza del tesoro con pistas
Montar en bici
Hacer un paisaje en una caja de cartón
Empezar un diario
Hacer papel de regalo casero
Organizar tu habitación
Escribir un cuento
Crear una obra de teatro con disfraces
Recortar fotos de revistas y hacer un collage
Sorprender a mamá haciendo la comida
Hacer un zoo con los peluches
Hacer y decorar un calendario, marcando las fechas importantes
Poner zumos y frutas cortaditas en moldes de hacer hielo y hacer cubitos de frutas
Crear un periódico familiar
Hacer un postre
Comenzar una colección (hojas, piedras, botones…)
Colgar una cuerda de tender la ropa en tu habitación y enganchar fotos de ella con clips para hacer un álbum
Inventar una actuación de circo
Hacer que tu habitación sea una selva
Hacer un recorrido de obstáculos
Hacer un mantel de juegos (solo hay que plastificarlo en alguna copistería de la zona)
Escribir un poema
Decorar alguna camiseta vieja con botones chulos
Empezar un club (de niños)
Usar tubos viejos de cartón y cajas para hacer un laberinto fantástico
Hacer arte aprovechando bisuterías o joyas antiguas
Leer un libro
Hacer una pelea de globos de agua (¡en el exterior!)
Memorizar un poema y recitárselo a tus padres
Hacer un barquito con una botella de plástico y palitos de helados (usar cinta adhesiva para pegar) y hacerlos flotar en el estanque
Dibujar una isla desierta y todas las cosas que te llevarías
Tapar los ojos a tu hermano o hermana y llevarle a dar una vuelta por la casa y el jardín, y luego intercambiaros
Jugar a algún juego de mesa
Crear tu propio juego de mesa
Intentar pintar un dibujo con tu pié
Pintar en la acera con tiza
Jugar al truquemé
Jugar a saltar a la cuerda
Jugar con pompas en el lavabo
Quitar las malezas del jardín
Limpiar el espejo con una esponja
Hacer un libro de chistes
Construir un fuerte con sábanas y almohadas
Hacer muñecos con calcetines viejos y botones
Hacer una lista de cosas divertidas que harías con un adulto.

* Lo ideal es que los mismos niños participen en hacer su tarro, -o si pueden que lo hagan solos- y que propongan ellos las actividades que quisieran hacer. La lista que aquí se presenta son solo sugerencias, se pueden incluir o no. Entre más participe el niño en hacer su tarro y se involucre en la actividad, lo hacemos más responsable de su propio aburrimiento, y por ende de sí mismo… Dependiendo de la edad del niño podemos ayudarle mucho o poco, y la actividad puede ser tan libre y creativa como el niño quiera o pueda, no tiene que ser dirigida por nosotros.

* ¿Y LA CREATIVIDAD?
Ponerlos a hacer ellos mismos su propio tarro es una actividad sumamente creativa: escoger los colores de los papelitos, escoger las actividades, desde salir a buscar el tarro, decorar el tarro, pintarlo, forrarlo o ponerle stickers, decorar los papelitos, pintarlos con florecitas o caritas, o casitas, ..todo eso es creatividad e imaginación, es una actividad que los niños hacen ellos solos, y nosotros les ayudamos en la medida de la edad que tengan. No haces lo mismo con un niño de 3 que con uno de 12, pero en ambos casos se puede desarrollar la creatividad enormemente; la lista de actividades que se propone son solo ideas que inspiran, de ahí, uno mismo crea su propia manera de no aburrirse, es decir le da solución a un posible problema que de hecho se convierte en una actividad para no aburrirse en sí misma…el solo hecho de redactar las actividades en los papelitos, recortarlos en formas de estrellas, círculos, triángulos, todo eso ya es creativo. ….Si en cambio tú decides las actividades, tú haces el frasco, tú haces todo, entonces si coartas la creatividad. Pero si ellos hacen todo (o casi) como en Montessori se hace, -con una mínima intervención por parte del adulto- la creatividad ahí está.

Cant de Novembre

Estàndard

– Cant de novembre –
‘Alcem els cors cantant
la vida entera
amb els brots i amb les fulles que se’n van;
gosem el dia sens mirar endarrera,
sense pensar amb els dies que vindran.
Gosa el moment;
gosa el moment que et convida,
i correràs alegre a tot combat:
un dia de vida és vida;
gosa el moment que t’ha sigut donat.’
Joan Maragall