Articles sobre l’estudi musical de petits

Estàndard

nena tocantTocar un instrumento musical antes de los siete años fortalece el cerebro

El aprendizaje musical tiene efectos positivos en el cerebro cuando la formación comienza antes de los siete años. Aprender a tocar un instrumento mejora las conexiones entre las regiones motoras del cerebro.

Aprender a tocar un instrumento musical a edad temprana puede contribuir a mejorar el cerebro. De hecho, su aprendizaje antes de los siete años ha demostrado que permite fortalecerlo, según se desprende de un estudio de investigación realizado por la Universidad de Corcordia, en colaboración en el Instituto Neurológico de Montreal y la Universidad McGill, en el que se ha constatado que las clases de música impartidas antes de los siete años de edad ayudan a establecer fuertes conexiones entre las regiones motoras del cerebro, que son las que contribuyen a planificar y llevar a cabo los movimientos.

El estudio, que ha sido publicado en Journal of Neuroscience, refleja que entre los seis y ocho años de edad la formación musical que se recibe interactúa con el desarrollo normal del cerebro al producir cambios duraderos en las habilidades motoras y en la estructura cerebral.

Y es que aprender a tocar un instrumento requiere coordinación entre las manos, aparte de estímulos visuales o auditivos por lo que aprender antes de los siete años puede aumentar la maduración de las conexiones entre el motor y las regiones sensoriales del cerebro. De hecho, los datos del estudio también evidencian que la capacitación es más eficaz en edades tempranas, puesto que hay aspectos de la anatomía del cerebro que son más sensibles a los cambios en esos momentos.

Para constatar estas conclusiones, los investigadores hicieron un seguimiento a un total de 36 músicos adultos que tenían el mismo número de años de experiencia. De ellos, la mitad habían empezado su formación musical antes de los siete años, mientras que la otra mitad comenzó a formarse en este campo a una edad más avanzada. Estos músicos, que fueron observados mientras tocaban algún instrumento y se les realizó un escáner del cerebro, se compararon con personas que no habían recibido formación musical o bien tenían escasos conocimientos.

En primer lugar, la comparativa entre los dos grupos de músicos adultos permitió evidenciar que aquellos que habían comenzado su formación musical antes de los siete años eran más precisos, incluso después de dos días de práctica. Además, en su estructura cerebral se apreciaron algunas diferencias en relación al resto, ya que tenían sustancia blanca reforzada en un haz de fibras nerviosas que conecta las regiones motoras izquierda y derecha del cerebro.

Estas diferencias desaparecían al comparar al grupo de personas que no habían recibido formación musical con las que habían empezado a formarse a edad más avanzada. En ambos grupos, los escáneres cerebrales que se realizaron pusieron de manifiesto la inexistencia de diferencias. Un hecho por el que el equipo de investigadores considera que la evolución del cerebro puede ocurrir temprano o también puede no darse.

 

musica ninosAprender música en la infancia mejora el cerebro adulto

Formarse en música o bien tocar un instrumento musical en la infancia repercute de forma beneficiosa en el cerebro adulto, ya que los niños que han sido formados en esta disciplina presentan una mejor respuesta a los sonidos en la edad adulta. Al menos así se desprende de un estudio realizado por la Universidad de Northwestern llevado a cabo entre 45 personas con diferente nivel formativo musical.

Los beneficios de la música sobre el desarrollo de la persona han sido puestos de manifiesto en diversos estudios científicos. Ahora, una nueva investigación arroja datos sobre los beneficios para el cerebro humano. Y es que, según un estudio de la Universidad de Northwestern de Estados Unidos que publica Europa Press,practicar música o tocar un instrumento musical durante la infancia contribuye a mejorar el cerebro adulto.

El estudio, recientemente publicado en la revista Journal of Neurosciencese basa en la comparación de adultos que tocaron un instrumento musical durante su infancia y dejaron de hacerlo tras formarse unos años en esta materia con los adultos que no tenían formación musical.

Esta comparación reflejó que los adultos que se formaron en música tenían mejores respuestas cerebrales a los sonidos complejos. Y es que según explica la autora Nina Kraus, profesora de Neurobiología, Fisiología y Ciencias de la Comunicación en Northwestern, el estudio sugiere que las clases de música pueden mejorar la audición y el aprendizaje durante la vida.

Para llegar a esta conclusión, en el estudio se midieron señales eléctricas del tronco cerebral auditivo en respuesta a ocho sonidos complejos en jóvenes con diferente formación musical. En esta medición de la señal del cerebro, que es una representación fiel de la señal del sonido, los investigadores observaron cómo los elementos clave del sonido eran capturados por el sistema nervioso, aparte de ver cómo estos elementos eran más fuertes o bien más débiles en personas con diferentes experiencias y habilidades.

Un análisis que se realizó con 45 adultos que se distribuyeron en tres grupos según su formación musical, de manera que el primero no tenía ningún conocimiento de música, mientras que los del segundo se habían formado entre uno y cinco años y el tercero entre seis y 11 años, habiéndose iniciado en la música en estos dos últimos grupos sus participantes a la edad de nueve años.

Estos resultados esperan ser utilizados por los investigadores, junto con otros descubrimientos, para comprender el tipo de estrategias de educación y rehabilitación que podrían ser más eficaces en la lucha contra los efectos negativos de la pobreza, ya que la investigación puede ayudar en el desarrollo de programas educativos basados en la audición y que sean eficaces y duraderos.

Tras esta investigación, ahora el equipo está trabajando en analizar el impacto de las dificultades socioeconómicas en la función del cerebro adolescente, estudio que se suma a otros desarrollados con anterioridad sobre el impacto del bilingüismo y las clases de música en el cerebro auditivo.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s